La metacognición supone la capacidad de entender nuestra conducta a partir de percibir emociones y sentimientos.